Dedico Segunda Cita al medio siglo del triunfo revolucionario de 1959 y a los bicentenarios de Edgar Allan Poe y Charles Darwin.

Doy gracias a mi familia y a mis compañeros de Ojalá, que me sostienen.